You are here:  / Uncategorized / El ‘bibliobarco’ más grande del mundo llega a las costas de Chile para promover la cultura

El ‘bibliobarco’ más grande del mundo llega a las costas de Chile para promover la cultura

El ‘bibliobarco’ más grande del mundo, tripulado por 400 voluntarios de distintas nacionalidades, recaló el pasado jueves en la ciudad de Antofagasta −al norte de Chile−, donde los ciudadanos pueden ingresar a disfrutar los 5.000 títulos de diversas temáticas que viajan en el navío.

El ‘Logos Hope’, como se llama la embarcación, llegó a la costa chilena luego de que el Servicio Nacional de Aduanas autorizara, tras una revisión del buque, su estadía por tres meses. En un comunicado emitido por el organismo oficial, las autoridades chilenas explicaron que los libros, juguetes y demás artículos que vende el barco son mercancía importada y, como tal, debían ser requisadas. 

El ‘bibliobarco’ permanecerá en las costas del país sudamericano y visitará tres ciudades más: Valparaíso, Talcahuano y Punta Arena.

Aduanas de Chile@AduanaCLNuestros funcionarios apoyan la recalada del buque biblioteca “LogoHope” que visitará los puertos de Antofagasta, Valparaíso, Talcahuano y Punta Arenas. Revisa detalles y fechas de recalada aquí https://goo.gl/QuPu2v 914:30 – 10 ene. 2019 · Antofagasta, ChileVer los otros Tweets de Aduanas de ChileInformación y privacidad de Twitter Ads

Con 132,5 metros de largo y 21,6 metros de ancho, el navío transporta 400 voluntarios de al menos 60 países. Es operado por la organización alemana sin fines de lucro ‘Gute Bücher für Alle’ (‘Buenos Libros para Todos’, en español), cuyo objetivo es promover el encuentro y conocimiento cultural entre diferentes partes del mundo y así lo viene haciendo desde 1970, cuando realizó su primera expedición.

“Será una gran experiencia, porque todas las personas que visiten nuestra embarcación tendrán la oportunidad de compartir sus costumbres y cultura con la tripulación constituida por voluntarios de todo el mundo”, explicó la coordinadora Karla Guzmán, en declaraciones a Publimetro.

Misión solidaria

Desde el 2007, el barco visita diferentes puertos de Asía, África, Europa y América, donde ya recaló en países como Colombia, Guatemala, México y El Salvador. Los visitantes, además de poder leer los libros, tendrán la posibilidad de participar en actividades organizadas por los tripulantes, que apuntan a la celebración de la diversidad cultural.

Los tripulantes también ofrecen donaciones de ejemplares —en sus bodegas cargan casi un millón— a orfanatos y escuelas de bajos recursos, así como también filtros purificadores de agua y lentes de lectura en territorios vulnerables.

El extraño asteroide interestelar Oumuamua no sería tan poco común como se pensaba

MADRID.- Cuando octubre de 2017 se observó por primera vez el asteroide Oumuamua desde Hawái, muchas dudas comenzaron a surgir entre los científicos, desde su origen hasta su composición.

Si bien aún hay muchas de esas preguntas que no tienen respuestas, ahora un equipo de astrofísicos de Harvard ha determinado que es posible que los objetos interestelares de este tipo entren en nuestro sistema y terminen cayendo en el Sol de forma más regular de lo creído.

Los científicos han encontrado que tales objetos chocan con el Sol una vez cada 30 años, mientras que aproximadamente 2 pasan dentro de la órbita de Mercurio cada año. Además, identificaron las orientaciones preferidas para las órbitas de los objetos interestelares y concluyeron que al menos uno de los objetos conocidos del Sistema Solar es de origen extrasolar.

El estudio, disponible en arXiv y remitido para publicarse en Astrophysical Journal Letters, ha sido realizado por John Forbes y Abraham Loeb, del Instituto de Teoría y Computación (ITC) del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian. Además, en un trabajo anterior, Loeb y Manasvi Lingam calcularon que el Sistema Solar alberga unos 6 mil objetos interestelares atrapados.

En un estudio de seguimiento, Loeb, junto a su colega Amir Siraj, identificó cuatro candidatos para un posible estudio e indicó que probablemente se encontrarán muchos más con el futuro telescopio LSST. En la nueva investigación, Forbes y Loeb buscaron restringir la frecuencia con la que los visitantes interestelares pasan cerca de nuestro Sol.

Esto consistió en utilizar la órbita conocida de Oumuamua, primer asteroide interestelar conocido, y el método de Monte Carlo (donde se usa el muestreo aleatorio para obtener valores numéricos) para determinar la distribución esperada de las órbitas de objetos interestelares en las proximidades del Sol.

A partir de esto, pudieron obtener estimaciones sobre la frecuencia con la que los objetos chocan con nuestro Sol y cuántos de ellos probablemente tengan un origen interestelar.

LEAVE A REPLY

Your email address will not be published. Required fields are marked ( required )